abrumado

6 señales que te muestran que necesitas un Coach

Si a menudo pensás que necesitás un clon para terminar con todo lo que estás tratando de hacer en tu trabajo y en tu vida personal, quizás estés necesitando un Coach.
abrumado
Si sos una persona altamente comprometida, entusiasmada con tu trabajo y que está alcanzando sus objetivos, es de esperar que te mantengas inspirado y encarrilado en tu día a día. Pero una serie de fuerzas que compiten contra nuestro bienestar pueden acabar con nuestra motivación.
Fijate si alguno de estos síntomas te suena familiar: estás abrumado, desanimado, agotado o poco comprometido. Cuando sentís que tu motivación comienza a disminuir, necesitás que tu fuerza de voluntad vuelva para llevarte de nuevo al lugar en donde te sentís fuerte, lleno de energía y positivo. La mala noticia es que todo esto puede ser un gran desafío. La buena noticia es que no tenés que hacerlo solo.
Aquí es donde el Coaching (Ejecutivo, Empresarial o Life Coaching)* puede ser un activo muy valioso.
El Coaching conjuga el desarrollo del liderazgo de una manera personalizada y adaptada totalmente a vos, enfocado en el éxito y el logro de resultados. El trabajo del Coach es cuidar de tu éxito y del logro de tus resultados como vos mismo lo harías. Cuando contás con un Coach es como duplicar tu propio esfuerzo.
Si a menudo pensás que necesitás un clon para terminar con todo lo que estás tratando de hacer en tu trabajo y en tu vida personal, quizás estés necesitando un Coach. Pasamos a describir seis signos emocionales que tenés que tener en cuenta:
1. Estás abrumado: Si te sentís perdido en tu lista de cosas por hacer, no podés enfocarte y los desafíos están apoderándose de las cosas que tenés que terminar, un Coach puede ayudarte a ordenar tus prioridades y a que sigas enfocado, lo que te permitirá hacerte sentir que todo está bajo control.
2. Desanimado: Puede ser muy frustrante querer tener éxito y calidad de vida sin poder alcanzar ambas. Un Coach puede ayudarte a conectar con tu motivación interna para hacer las cosas y que reconectes con las cosas que te gustan y querés hacer. Lograr hacer lo que querés te ayudará a levantar tu ánimo.
3. A full: Con tantas cosas por hacer, responder, prestar atención y pensar, podés comenzar a sentirte exhausto. Las demandas son constantes, los emails siguen llegando y hay que estar en varios lugares al mismo tiempo. Estás corriendo de un lado a otro tan rápido como podés solamente para poder mantenerte a flote. Un Coach te ayudará a escuchar a tu propia sabiduría interior para que puedas sentirte más tranquilo.
4. Sacrificio: Cuando separás el éxito y la calidad de vida, estás frente a un dilema. Terminás tomando decisiones que no querés. Trabajar o quedarse en casa, ascender o privilegiar la salud, seguir a tu corazón o quedarte en la seguridad de un trabajo que no te gusta. Un Coach te ayudará a organizar tu tiempo para que no te pierdas vacaciones o tu espacio para mantener tu salud mental.
5. Mediocridad: Cuando perdés el foco de tu Visión de vida, terminás enmarañado en minucias en lugar de aumentar tu valor. Te olvidás de las expectativas. Solo estás sobreviviendo. Un Coach te ayudará a establecer tu estandares para que puedas subir la vara de una manera en la que te sentirás con más poder.
6. Insatisfecho: Cuando no sos capaz de ver tu contribución al mundo o vivir una vida con sentido, los logros que alcances te harán sentir vacío. Podés sentirte desconectado, aburrido, aislado, sin motivación, estancado o quemado. Incluso te preguntaás sobre el significado de la vida.
Podés no ser capaz de levantarte a vos mismo en una crisis, pero con un Coach podés transformar tu perspectiva y volver al lugar en donde te entusiasmaba trabajar y lograr tus metas profesionales y personales. En Kenmei contamos con un equipo con los que podrás tener una primera sesión de Coaching sin cargo. Comunicate con nosotros a info@kenmeicoaching.com y te asignaremos a uno de nuestros Coaches Profesionales Certificados.

*Dependiendo del ámbito en el cual te desenvuelvas.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *