Convertirse en un creador.

 
 
La Biblia dice que Dios creó al hombre y lo hizo a su imagen y semejanza. Y como no hay más gran Creador que el mismo Dios supongo que lo hizo para que nosotros también hiciéramos creaciones. Buda dice que en cada uno de nosotros habita su propio Dios. Independientemente de la religión de cada uno, yo creo que es posible soñar con lo que queremos y hacerlo realidad. Crear el futuro como lo imaginamos. La ley de la atracción dice que hay que desear las cosas y el universo las atraerá a ti, pero no dice que va a ser tan sencillo como pensar en algo y que eso se haga realidad.
La única manera de poder predecir el futuro es creándolo. Y para vivir el futuro que querés vivir hay que enfocarse en el presente. Para que exista un cambio en el futuro debemos accionar en el momento presente. Si no hacemos nada por nuestro futuro hoy, mañana estaremos en el mismo lugar que estábamos hoy. Si no hacemos nada mañana o en toda la semana, puede ser que la semana que viene nos encuentre en el mismo lugar que hoy o peor. Si no hacemos nada en lo que queda de este año, es posible que empecemos el año que viene en la misma situación en la que nos encontramos hoy. Y así podría seguir tirándote ejemplos de dentro de 1 año, 5 años, 10 años o cuando nos jubilemos.
La visión
Ahora quiero que te imagines que vas a encontrarte con una de esas personas que adivinan el futuro. Te mira fijamente a los ojos, te analiza de pies a cabeza, mira la palma de tu mano, te hace un par de preguntas y en el momento que te va a decir algo de tu futuro, te deja un papel en blanco un bolígrafo. ¿Cómo querés que sea tu futuro? Se muy honesto con esto y describí como te gustaría que sea tu futuro en los diferentes ámbitos: salud, familia, profesión, posesiones, tiempo libre. También se muy claro en cuando va a estar ese futuro: 25 años, 10 años, 3 meses.
 
El diseño de la visión
Para comenzar a diseñar bien necesito saber algunos datos acerca de mí.
Alguna vez viste esos mapas donde dicen: “Ud está aquí!”? Es muy difícil llegar a algún lado si no sabemos dónde estamos parados. Por más que tengamos el mapa, si no sabemos en donde estamos es muy difícil que nos podamos orientar para llegar a donde queremos.
Quizás tengamos algunas referencias que nos ayuden a orientarnos donde estamos parados (por ejemplo cuenta bancaria, estado de deudas, relaciones con la familia, etc) o quizás nos sirva de ayuda preguntar.
¿Cuáles son mis fortalezas, debilidades y límites? ¿Cuáles son las cosas en las que tengo que trabajar y cuáles son mis mayores virtudes para ser congruente con el futuro que quiero? Así como antes de edificar un gran rascacielos se hace un estudio de suelos, no podemos comenzar a diseñar algo si no sabemos con lo que contamos. De esta manera nos evitamos construir un gran edificio sobre arena que se venga abajo cuando sople un viento fuerte.
¿Cuál es mi pasión? ¿Con qué combustible me muevo por la vida? ¿Qué es lo que alimenta el motor que me empuja día a día a levantarme de la cama y comenzar a construir mi mundo?
 
La Planificación
Planificar cada paso nos va a servir de mucho para ver que pasos vamos a ir tomando en función de lo que queremos. Personalmente prefiero ir desde lo más grande a lo más pequeño. Comenzar por la visión completa e ir desagregando en pequeñas partes, hasta llegar al día a día. Así como un gran castillo necesita de cada una de las piedras con sus distintas formas en un lugar determinado, nuestra visión del futuro que queremos necesita ubicar cada una de nuestras acciones en el lugar adecuado.
 
El compromiso
Sin compromiso no podemos ser consistentes con crear el futuro que queremos. “Un triunfador es aquel que se levanta y busca las circunstancias que desea y si no las encuentra, las fabrica” Mi compromiso con mi futuro es mío y de nadie más. Por supuesto que hay cosas que se escapan a nuestro circulo de influencia y no podemos hacer nada por que cambien (por ejemplo que llueva) pero eso no tiene nada que ver con nuestro compromiso a sonreírle a la vida por más que no salga el sol.
 
Prueba y error
En todo proceso van a existir cosas que se salen de nuestra planificación por más detallada que sea. Siempre van a haber cosas que salgan mal o que no se hayan planeado. Lo importante es que toda crisis es un aprendizaje y si lo tomamos como tal, seguramente las nuevas experiencias podrán edificarse sobre estos errores.
Algunos atajos
Encontrar una persona que haya pasado por el mismo camino que nosotros y que nos pueda ayudar como un Mentor o un Coach puede hacer que ampliemos nuestra visión y nos evite pasar por situaciones que nos restarían energía. A veces es más provechoso tomarse un tiempito para que podamos aprovechar la experiencia de los demás que ir a golpearnos con la misma pared en la que otros ya se han golpeado.
Espero que les haya gustado este articulo y vamos por más!
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *